Juan y su mujer estaban

Juan y su mujer estaban recogiendo los trastos en el desv�n y encuentran un recibo de una zapater�a. La fecha se�ala que el recibo ten�a once a�os. Los dos se rieron e intentaron recordar cual de ellos se hab�a olvidado de recoger el par de zapatos.

“�Ser� posible que todav�a tengan los zapatos?” le pregunta Juan a su mujer.

“No lo creo,” responde su mujer.

“Vale la pena ir a ver,” dice Juan, metiendo el recibo en el bolsillo y con eso, se va a la tienda.

Al llegar a la zapater�a le da el recibo al dependiente. El dependiente examina el recibo y le dice “Espere un momento que voy a buscarlos.” Y con eso desaparece para buscarlos.
Despu�s de un rato, Juan oye la voz del dependiente, “�Aqu� est�n!”

“�De veras?” dice Juan. “�Qu� suerte! No me lo cre�a despu�s de tanto tiempo.”

El dependiente vuelve al mostrador sin los zapatos y le dice, “Estar�n listos para el jueves.”

Leave a Reply