Un vendedor de seguros toca

Un vendedor de seguros toca a la puerta y abre la due�a de la casa:

“Buenas tardes, se�ora. Vengo a ofrecerle mis servicios como agente de seguros”.

“No, gracias”.

El vendedor insiste:

“�An�mese a comprar uno, por ejemplo, para su esposo! As� estar�a usted m�s tranquila”.

“�Para mi marido? �Ni loca, no me conviene!”

“�No le conviene? �Por qu�?”, cuestiona intrigado.

“Imag�nese, hace un tiempo compr� uno para mi auto; poco despu�s me lo chocaron y se incendi�…”

“�Ah, s�? �Y despu�s qu� sucedi�?”

“�Pues que la compa��a de seguros en vez de darme el dinero, me dio otro auto igual! �Ya ve por qu� no me conviene?”

Leave a Reply